martes, 15 de noviembre de 2011

A veces un cuerpo puede modificar un nombre

A veces, las palabras se posan sobre las cosas como una 
mariposa sobre una flor, y las recubren de colores nuevos.

Sin embargo, cuando pienso tu nombre, eres tú
quien le da a la palabra color, aroma, vida.

¿Qué sería tu nombre sin ti?

Igual que la palabra rosa sin la rosa:
un ruido incomprensible, torpe, hueco.
(Ángel González)


JP Arzácc

No hay comentarios: