jueves, 15 de marzo de 2012

Ella anda en la belleza

Anda ella en la belleza, cual noche
sin nubarrones y cielo estrellado,
y todo lo oscuro y alumbrado
en sus ojos y rostro se conocen;
Así, a la tierna luz endulzando
que el cielo al día no reconoce.

Una sombra de más, un rayo de menos,
Han casi desecho la innombrable gracia,
que la trenza del cuervo bien agracia
o ilumina también su rostro bueno, 
Donde pensamiento sereno alaba
cuán puro y querido es su techo.

Y en tales mejillas y semblante
tan suaves, tan calmos, tan elocuentes,
los tintes limpios y su rictus triunfante
dicen de días en bondad frecuente,
mente en paz con todo lo terrestre,

corazón cuyo amor es inocente. 

Lord Byron

lunes, 12 de marzo de 2012

Te deseo


Te deseo primero que ames,
y que amando, también seas amada.
Y que, de no ser asi, seas breve en olvidar
y que después de olvidar, no guardes rencores.
Deseo, pues, que no sea así, pero que si es,
sepas ser sin desesperar.